Buenas prácticas en ganaderías de ovino para reducir la utilización de antibióticos

Se ha determinado que existe una estrecha relación entre la cantidad de antibióticos usados en personas y animales y el desarrollo de resistencia en las bacterias de ambos, por lo que hay una necesidad real de abordar el problema desde un punto de vista multidisciplinar.

Para adaptarse a esta nueva situación, la legislación está cambiando o se están endureciendo los sistemas de control de uso de productos. Tanto médicos, como pacientes, veterinarios y dueños de animales van a tener que adaptarse a las recomendaciones para hacer un buen uso.

En este contexto, Oviaragón recomienda una serie de buenas prácticas en ganaderías de ovino para reducir la utilización de antibióticos:

– No usar los antibióticos como preventivos.

– Uso responsable. Los animales padecen enfermedades, al igual que nosotros, y requieren una atención adecuada del veterinario y del ganadero. Esto implica utilizar las cantidades precisas, durante el tiempo correcto cuando sea necesario y solo bajo prescripción veterinaria y receta. No vale el uso indiscriminado de antibióticos, el Plan Estratégico establece unas categorías donde organiza las familias de antibióticos y cómo usarlos.

– Fomentar la salud animal a través de buenas prácticas de producción (control ambiental, higiene, buenos manejos, protocolos vacunales). Muy importante un enfoque integral para minimizar la enfermedad en las explotaciones que incluya bioseguridad, instalaciones necesarias, buena higiene, nutrición adecuada, control de la sanidad y bienestar animal

– Cumplir la normativa. Real Decreto 1132/2010, de 10 de septiembre, por el que se modifica el Real Decreto 109/1995, de 27 de enero, sobre medicamentos veterinarios. (BOE núm. 233, de 25 de septiembre).

– Formación, educación y comunicación.

Fuente: rica.chil.org

Dispositivo no invasivo para mediar el bienestar del vacuno